Pemex y huachicol: el negocio en palabras de un exmiembro de Los Zetas

Pemex y huachicol: el negocio en palabras de un exmiembro de Los Zetas

28 enero, 2019 0 Por yadenunciamx

FOTO DE INTERNET

Un exmiembro de Los Zetas del norte de México se convirtió en huachicolero del centro del país, en los últimos seis años, y reveló cuál es el papel de Pemex en el robo de hidrocarburo.

Durante una entrevista para Milenio, el exsicario, de 30 años de edad, relató que el huachicol es un negocio que no se podría entender sin los términos: La Niña, La Diabla y Las Palomas.

Aunque trabajó con Los Zetas en la zona norte del país, tras mudarse al centro conoció la ordeña de los ductos de Pemex gracias a un amigo que lo invitó a formar parte del negocio ilícito, que de inmediato descubrió que era mejor pagado y menos peligroso que ser aliado de un cártel de droga.

Además, el exmiembro de Los Zetas aseguró que por cada pipa de combustible que se extraía, cada involucrado recibía un pago de cuatro mil pesos, pero también se les pagaba el hotel y la comida; por si fuera poco, también les hacían una fiesta cada quince días.

De acuerdo con su testimonio, los huachicoleros trabajan de noche, cuando no hay tanta movilización, y sobornan a propietarios de ranchos para llevar a cabo la ordeña, operación que se realiza con La Niña, aparato que sirve para perforar el ducto de Pemex.

Anuncios

Sin embargo, debido a que las tuberías son gruesas y tienen números de identificación para especificar si se trata de gasolina o diésel, unos especialistas son los encargados de entregar la información necesaria para llevar a cabo la tarea.

 

Una vez localizado el ducto se tiene que cuidar muy bien el proceso de excavación, pues al terminar todo debe quedar lo más normal posible para que no se pueda ubicar dónde se hizo el agujero para la ordeña.

Gracias a La Diabla, una manguera con malla especial para que no sea rastreada por el detector de fugas de Pemex, no se alerta a los supervisores de la ordeña del ducto.

Anuncios

Sin embargo, todo esto no sería posible sin Las Palomas, es decir, los jefes de seguridad que trabajan para Pemex, encargados de supervisar las tuberías, quienes tras ser contactados, son sobornados con pagos que van desde una pipa de combustible a la semana o un porcentaje de cada pipa que el grupo de huachicoleros extrae.

Asimismo, el exmiembro de Los Zetas reconoció que el aumento en el precio de la gasolina benefició al huachicol, pues los chupaductos, halcones y Las Palomas comenzaron a recibir mejores pagos.

Aunque sin el equipo es imposible realizar el robo de hidrocarburo, el huachicolero asegura que, de presentarse una contingencia, prefieren abandonar sus herramientas y huir, pues todo se puede recuperar menos la vida de las personas.

Por otro lado, para llevar a cabo la ordeña y venta de combustible robado, es necesario que se tenga un acuerdo con los cárteles que controlan la plaza; de tratarse de una zona en la que no hay delincuencia organizada, es preciso sobornar a funcionarios del Gobierno.

Este arreglo permite obtener contactos que agilizan las operaciones, ya que, dependiendo del soborno que reciba el capo o el funcionario, se provee información sobre patrullas, e incluso se alerta de operativos de la Marina o las fuerzas federales.

Anuncios

Para garantizar que el huachicol sea vendido en su totalidad, el exmiembro de Los Zetas asegura que los dueños de las gasolineras que accedieron a comprar combustible robado, son forzados a continuar realizando la transacción. De encontrarse con una negativa, la orden de los jefes es muy simple:

Si no te la compran ahí tírasela, en la gasolinera”

Incluso, este 14 de enero el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda afirmó que las ventas de una considerable parte de las estaciones cercanas a los ductos, supera las compras de combustible que hacen a Pemex.

Al ser cuestionado sobre si las nuevas medidas implementadas por la administración de Andrés Manuel López Obrador para combatir el huachicoleo representan un inconveniente para los involucrados en el ilícito, el entrevistado señaló que sí.

Incluso mencionó que los supervisores de Pemex duplicaron sus jornadas para vigilar los ductos, pues si antes realizaban el recorrido cada cinco horas, actualmente lo están haciendo cada dos horas y media; sin embargo, asegura que los involucrados en el robo de combustible solo tendrán que modificar sus operaciones:

La gente se las ingenia de una forma y otra para seguir con el negocio. Dinero es dinero”

Anuncios


ES SUMAMENTE IMPORTANTE NOS DEJES TU OPINIÓN , GRACIAS POR TU APOYO

Con información de Milenio, El Economista, Animal Político y lanetanoticias.com

Foto: e-Consulta y El Heraldo de México

EMOTICON O

PUBLICIDAD